Contar historias no es algo sencillo, y menos cuando tienes que crearla desde cero, seguro te has preguntado; ¿cómo lo hago si no soy el mejor redactor? ¿Tengo que crear personajes o mundos alternos? ¡Tranquilo! Empecemos por lo básico. Existen algunos puntos que debemos de considerar y adaptar a nuestro enfoque, en este caso desde el marketing y la publicidad.

La razón por la cual tu público decide elegir tu producto por encima del de los demás, es el vínculo emocional que creas con ellos. Entonces, cuándo los clientes tienen la opción de elegir entre tu producto y el de la competencia, pregúntate: “¿eligen el mío?” Si la respuesta es sí, el objetivo se cumplió y tu marca creó un lazo a través de un proceso de convencimiento. Este es uno de los superpoderes del storytelling, ofrecer una experiencia única a cada cliente, permitiendo crear perspectiva a través de las emociones y logrando posicionar tu marca en su mente.

Si lo que deseas es agregar storytelling a la estrategia de comunicación de tu marca, estos son algunos puntos que debes considerar para lograrlo, adaptándolos al enfoque previamente definido.

1) Conoce a tu audiencia

Para crear una historia atractiva, tienes que entender a tu público. Antes de empezar a escribir tu historia o tu guion, define tu audiencia objetiva.

2) Define tu mensaje clave

Para definir tu mensaje, piensa en cuál es el sentido de tu historia y qué quieres conseguir con ella: recaudar fondos, explicar un servicio, defender una causa, etc. Existen muchas opciones, ¿cuál es la que quieres que tu marca transmita?

3) Decide qué tipo de historia vas contar

Para decidir qué tipo de historia vas a contar, debes saber cómo quieres que se sienta o que reaccione tu público cuando la lea o la escuche. Y eso dependerá de cuál sea tu objetivo principal.

4) Incluye una llamada a la acción

El usuario debe tener claro qué debería hacer después de leer o ver tu historia: hacer una donación, suscribirse a un newsletter, inscribirse a un curso, comprar un producto. La atención del usuario vale oro, ¡APROVÉCHALA!

5) Escoge un formato

El formato de tu storytelling dependerá del tipo de historia y los recursos en los que puedas invertir. Puedes seleccionar algunas de las siguientes opciones: por escrito, mediante la voz, en formato digital combinando múltiples recursos, como texto, vídeo, animaciones o elementos interactivos. No hay límite cuando se trata de ser creativo, experimenta.

6) ¡Manos a la obra!

Es momento de ponerse en acción. Los puntos anteriores te ayudaron a definir como lo harás, es hora de comenzar a crear; no te desesperes si no sale a la primera, date la oportunidad de revisar con detalle y hacer los ajustes necesarios para lograr el resultado que deseas, pero lo más importante ¡DIVIÉRTETE!

7) Comparte tu historia

¡ACCIÓN! Llegó el momento en el que tu creación saldrá a la luz, en el proceso de planeación debiste decidir cuáles serán las plataformas donde compartirás tu creación, si no lo hiciste, no te preocupes, la ventaja es que esto de las redes sociales nos permite trabajar de manera rápida y sencilla, aprovecha las herramientas que ponen a tu alcance y ¡COMPARTE TU TRABAJO!

En la actualidad, contar historias de manera dinámica se ha vuelto casi una obligación, si lo que deseamos es captar la atención de las personas, el miedo puede ser un gran enemigo, así que sé valiente y anímate (ya si al final no te encanta lo puedes borrar y volver a intentarlo) lo importante es HACER QUE SUCEDA.

Fuentes: https://www.cyberclick.es/numerical-blog/que-es-storytelling

Dámaris Gaxiola
Dirección Creativa