Idea, una palabra que se ve tan pequeña y corta que, si lo piensas, logra asombrarte por todo lo que puede llegar a abarcar… En fin, TODOS tenemos ideas, pero lo que las diferencia es el hacerlas evolucionar para convertirse en ALGO, ya sea tangible o visual, el chiste es no dejarlas guardadas en tu mente.

¿Y por qué no las pondrías en marcha?… Seguro puedes decir que tienes tus razones, pero aquí es donde hay que cuidar que tus razones no se conviertan en excusas que te detengan. Por ejemplo, cuando surgió la idea de este blog (más tiempo del que nos gustaría admitir) tuvimos algunas razones para no poder iniciarlo, pero llegó a pasar tanto tiempo que al final ya evitábamos el tema o hasta se llegó a decir “no, que blog ni que nada”, pero por azares de la vida, trabajo a distancia por cuarentena y el COVID-19, ¡habemus blog!

Pero volviendo al punto central de esta entrada, con el tiempo he aprendido que es difícil encontrar un ideal, que puede relacionarse con la perfección (pero en lo personal no me gusta esa palabra ni lo que se relaciona con ella), y que la “perfección” es relativa a los ojos de quien la ve, así que ¿por qué la necesidad de que las ideas sean “perfectas”? ¿Por qué permitir que esta simple palabra o percepción te límite de mostrar algo que por el hecho de tener tu esencia ya es GENIAL? ¿Por qué no mostrarla, por qué no sacarla al mundo para permitirle evolucionar y mejorar? Estas son solo algunas de las preguntas que procuro recordar cuando me toca trabajar algo en alguno de nuestros proyectos, ¿si no las comparto como van a mejorar? A veces es por pena o porque no sentimos que están completas pero la vida te da sorpresas, amig@s, y así es como han surgido las ideas de campañas que hemos trabajado que más me ha gustado, se queden o no, se publiquen o no, personalmente puedo decir que me he atrevido a mostrar mis ideas y ese sentimiento de que “algo faltaba” se va, porque al complementarla con las ideas y el trabajo del equipo se vuelve mejor e incluso te da la sensación de que cumple con ese ideal que te estaba deteniendo…

En conclusión, es mejor buscar una excusa para poner en marcha tu idea.